Prioridad: bienestar familiar

En una familia en la que hay varios hijos, muchas veces, es difícil aunar intereses para complacer los deseos de cada uno de los miembros que componen la familia. ¿Os suena cercano, verdad?  Se van generando pequeñas tensiones, haciendo necesaria una constante negociación, reinventando planes y tiempos de dedicación.

Sin embargo, es sencillo, en realidad los niños tienen una gran capacidad de adaptación, y lo que fundamentalmente necesitan es recibir un clima de tranquilidad, de amor y estabilidad, que sus padres o adultos de referencia se lo puedan aportar. No es tan importante dónde estés con ellos, sino qué disponibilidad se puede tener para ellos…, qué juego podéis compartir, qué mirada se les puede prestar, etc. Los juegos de mesa, que restan protagonismo a las tecnologías, facilitan la interacción y socialización. Las actividades al aire libre, implicando algún aspecto deportivo, son buenas iniciativas, que favorecen el desarrollo dentro de un grupo, la motivación y el aprendizaje cooperativo, favoreciendo un adecuado clima familiar, que denote apoyo y contención.

En muchas ocasiones no se trata tanto del tiempo real compartido, sino de la calidad del tiempo compartido. La demanda de atención por parte de los menores suele ser muy alta, sin embargo, la gratificación de la demanda se puede posponer, o aclarar si en ese momento podemos ofrecer o no nuestra disponibilidad. Los niños necesitan límites y entienden los límites, al igual que necesitan amor, compañía y atención.  Es clave podérselo explicar, estar -aunque sea poco tiempo pero de calidad-, ofreciendo apoyo, referentes, siendo un modelo de social.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.